Saltar al contenido
Cadalink

Sp Está A Punto De Liberar Cámaras Con Reconocimiento Facial En El Metro Y El Tren

El uso de cámaras de reconocimiento facial en metro y tren pronto puede ser aprobado por el gobierno de São Paulo. La Asamblea Legislativa de São Paulo (ALESP) aprobó un proyecto de ley que libera los dispositivos en las estaciones y los carros del metro y el CPTM (São Paulo Compañía de trenes metropolitanos). Ahora el texto sigue la aprobación del gobernador João Doria.

    • ¿Por qué el uso del reconocimiento facial en la seguridad es controvertido?
    • sonrisa, la pandemia Se está monitoreando

    O pl 865/2019, el miembro estatal Rodrigo Gambale (PSL), fue aprobado en forma de la sustitución del Relator, el Sr. Vinícius Camarinha (PSB). Inicialmente, el texto predijo que el metro y el CPTM estaban obligados a instalar cámaras de reconocimiento facial. En la nueva versión, el proyecto solo autoriza a las empresas a adoptar el equipo.

    La propuesta indica que el gobierno de São Paulo puede instalar cámaras en las estaciones y en el interior de los vagones. Según el texto, se pueden usar en las estaciones y salidas de las estaciones, así como las plataformas de taquilla, embarque y aterrizaje, y áreas de acceso restringido para la vigilancia.

    El proyecto proporciona el proyecto Que el reconocimiento facial de las cámaras debe usarse para “preservar la seguridad de las personas, evitar riesgos para sus vidas o integridad, por acción de pandillas o criminales individuales”. El texto señala que las imágenes pueden servir para investigar los casos de acoso, así como para encontrar personas que faltan.

    De acuerdo con el texto, el metro y el CPTM pueden mantener las asociaciones con órganos de seguridad pública e imágenes de sus cámaras a Ayudar en la ubicación de los delincuentes forjados. El asunto fue aprobado el 10 de febrero, ganó la escritura final el jueves (18) y debe seguir por penalización o veto de João Doria.

    Reconocimiento facial en el metro SP

    El metro de São Paulo abrió el edicto para comprar un sistema de reconocimiento facial en 2019. El proceso predicho la instalación de cámaras en estaciones de líneas 1 – azul, 2 – verde y 3 – rojo, así como rutas, patios y control. La compañía determinó que la solución debería identificar y rastrear objetos, así como la detección de la invasión de las áreas.

    El consorcio Engie Ino Johnson fue el ganador de la licitación al enviar una propuesta para R $ 58,6 millones. Sin embargo, el proceso se convirtió en un objetivo de una acción movida por defensores y entidades de la sociedad civil. Pidieron más transparencia en la efectividad de la solución elegida debido a los “altos niveles de error” que algunos sistemas presentes.